TPM en Calderas

El mantenimiento, es la gran asignatura pendiente de muchas instalaciones industriales, especialmente Y aunque esto resulta llamativo, en instalaciones de una nueva construcción, el desarrollo de un proyecto, una vez puesta en marcha, los responsables de la instalación han olvidado, que se requiere de un mantenimiento severo o un mantenimiento mayor o más o menos profundo, dependiendo de las características de la instalación, pero requieren dedicarle unos esfuerzos determinados a que la planta no se degrade y siga cumpliendo sus parámetros de disponibilidad y de fiabilidad, para muchos responsables, el mantenimiento es un coste que hay que evitar, y por lo tanto hay que recortar lo que haga falta, y se atreven a sugerir y a imponer alegremente que hay que reducir un 20% los costos de mantenimiento, el poder ampliar pero siempre hay que saber dónde se toca porque es muy posible que cuando nosotros decíamos alegremente recortar un 20%, empecemos a recortar partidas que tengan una consecuencia nefasta en el corto en el mediano o en el largo plazo.

Mantenimiento es una inversión, la mentalidad de las empresas tendría que ser: nosotros invertimos en mantenimiento, invertimos una cantidad de dinero en el mantenimiento, las instalaciones, y lo que obtenemos a cambio es producción. Llega a un punto en el que por más que invirtamos en mantenimiento, el aumento que tenemos de la producción, ya no justifica ese gasto adicional, por lo tanto, habremos alcanzado el punto óptimo que debe buscar el responsable de mantenimiento, y que debe buscar un director de fábrica o el responsable general de una instalación determinada, tiene que buscar ese punto óptimo. No es su objetivo buscar el menor coste posible, su objetivo de buscar esa relación entre ingresos y gastos entre los costes que suponen mantenimiento y el ingreso que obtienen forma de disponibilidad o de aumento a la producción, Por lo tanto, sí que se puede afirmar que el mantenimiento en muchas instalaciones  es una gran asignatura pendiente, se cometen muchos errores en mantenimiento, muchos errores que son llamativamente evitables cometidos por personas en muchos casos que no tienen la formación técnica adecuada, pero que asumen la responsabilidad técnica de la instalación. Para el mantenimiento uno de los grandes peligros no es el director de producción, para mantenimiento en muchos casos el gran peligro es el director financiero, que está muy lejos del día a día de la instalación y que puede pensar que los recortes en mantenimiento pueden hacerse de una manera alegre y de una manera tan sencilla como decir un 20% aquí, un 15% allá, en mantenimiento hay que evaluar qué consecuencias va a tener estos tipos de ajustes. Tenemos una serie de errores que se cometen habitualmente en mantenimiento y que sorprenden, hay una herramienta que hasta la fecha no ha demostrado que sirva de mucha ayuda, y nada que ver con el mantenimiento, las normas de serie ISO: 9000 y 9001, todavía no aporta soluciones a mantenimiento de ningún tipo, el día que la ISO 9000 y 9001 de alguna auditoría de calidad sea capaz de decir que donde hay tres personas trabajando debería haber dos o debería haber 4, o el día que la ISO 9000 sea capaz de decir: “que el stock de repuesto que tenemos en nuestro almacén no es adecuado”, porque no nos permite afrontar el día a día de la instalación,  ese día diremos que la hizo de 9000 ayuda a MANTENIMIENTO, hasta ese día tenemos que pensar otra cosa, cuando se habló con responsables de calidad sobre esta problemática relacionada con las imposiciones que hace la ISO 9000, de cómo aumenta los costos de mantenimiento, pero no aporta nada ni en la disponibilidad ni en la fiabilidad y la vida útil en los costes de mantenimiento, la ISO 9000 no se ocupa de decirte cuánto gente tienes que tener, cuanto repuesto en stock tienes que tener, que técnicas tienes que aplicar, entonces ese día, una empresa que realice flotadores de plomo puede tener la acreditación ISO 9000 sin que eso aporte nada absolutamente a la calidad del producto que tiene personalmente, si tuvo la órbita de la división 9000.Muy lejos de una buena gestión de mantenimiento.

 

Dentro de las problemáticas, en mantenimiento, para la ayuda de la misma, hay una serie de herramientas que se han desarrollado, herramientas predictivas herramientas de gestión como:

SRM (El SRM registra, procesa y analiza la información relativa a los proveedores. Gracias al SRM, los procesos de aprovisionamiento de las Empresas, están más en línea con la estrategia de compra, optimizando y garantizando un mayor rendimiento de la cadena de suministros).

 

 

 

 

SAP (El sistema SAP, es un sistema informático integrado de gestión empresarial, diseñado para modelar y automatizar las diferentes áreas de la empresa, y la administración de sus recursos).

 

 

 

 

TPM que puede aportar resultado muy valiosos, con las técnicas predictivas relacionadas al diagnóstico, pero hay que saber aplicar a ver cuáles tienen aplicación, cuáles son realmente un resultado útil, ahí tenemos también peligros y tenemos más problemas que nos encontramos en mantenimiento, encontramos que dentro de esa problemática relacionada con las asignaturas pendientes de mantenimiento, está la dificultad para encontrar profesionales de mantenimiento que conozcan el día a día, cómo hacer reparaciones mecánicas, cómo intervenir una máquina que contenga una mentalidad preventiva adecuada, que sepan calibrar instrumentos, que conozca la verdadera importancia de la calibración de instrumentos, es complicado encontrar en el mercado laboral, gente disponible que tenga el nivel de conocimientos  adecuados y formarlos en su propia Empresa, tiene su dificultad, porque aparte de tener su precio, por todas estas razones y por algunas más, mantenimiento es una asignatura pendiente, es algo que en muchas instalaciones no está suficientemente bien gestionado, los responsables de Mantenimiento y de Planta, tienen que dirigir sus esfuerzos a mejorar con mucho, en los departamentos de mantenimiento y la gestión que se hace de los mantenimientos a las instalaciones, porque en ellos en esa lucha en muchos casos le va a dar rentabilidad a la planta.

¿Qué significa gestionar el mantenimiento? Significa organizar el personal de la forma adecuada a la adversidad de la planta, significa contar con el personal que necesitamos estructurado tanto el horario como especialidades de acuerdo a las necesidades de la planta, su producción y en cuanto hay que es lo que debe ofrecer a sus clientes.

 

¿Qué significa elaborar e implementar un plan de mantenimiento programado?  para evitar tener que estar corriendo detrás de las averías para evitar tener que estar organizando el de mantenimiento en base al día a día y en base a lo que va surgiendo.

en tercer lugar, significa elaborar una serie de procedimientos y métodos de trabajo que los técnicos en mantenimiento, sepan cómo tiene que proceder en cada situación organizativo o tipo técnico.

Cuarto lugar: significará cómo vamos a gestionar las averías, que vamos a hacer cuando suceda una avería, con qué recursos vamos a contar, cuál va a ser el almacén de materiales, como vamos a acopiar los materiales que necesitemos, con que herramientas y medios técnicos vamos a contar. Gestionar una avería, además significa, darle una prioridad, gestionar las prioridades, no toda las averías que suceden tienen el mismo nivel de prioridad, hay averías que son urgentes, que requieren una intervención inmediata, hay averías que no son urgentes pero que requieren una intervención cuando las urgentes se hallan acabado, y hay averías que se pueden programar su reparación, también la gestión de las averías, implica necesariamente investigar, a aquellas que son graves que tienen consecuencias para la producción, para las personas, y para el medio ambiente, porque lo que buscaremos será evitar que estás averías vuelvan a suceder, tenemos además, que gestionar las herramientas y los medios técnicos, vamos a contar en ocasiones con inversiones muy interesantes en cuanto a herramientas y medios en que disponemos, y además, en muchas ocasiones, nos vamos a poner en manos de esas herramientas donde podremos efectuar una reparación, por tanto gestionarlas, asegurar que están en buen estado, saber que tenemos las que necesitamos  será una cuestión muy importante a la hora de gestionar correctamente a un departamento de mantenimiento, tenemos que hablar de la gestión del repuesto, y de cuáles son las piezas de repuesto que se necesitan en una instalación, para poder afrontar con garantías la disponibilidad y la fiabilidad de una instalación, no podemos obtener buenos resultados de disponibilidad, si no tenemos un stock de repuesto que nos aseguré que en caso de que no suceda una avería, el tiempo de intervención va a ser el mínimo.  

Vamos a necesitar gestionar información de manera que los montones de datos que se generan en mantenimiento ordenes de trabajo, intervenciones, procedimientos que toda esa información, se pueda gestionar de forma correcta, de modo que todos esos datos se van transformar en algo útil para poder tomar decisiones.

La siguiente y última cuestión, que tiene que ver con gestión de mantenimiento, vamos a tener que comprobar periódicamente, que las cosas se están haciendo bien, auditando el departamento de mantenimiento, y comprobando que efectivamente la gestión que se está haciendo es la correcta.